domingo, 16 de octubre de 2016

Himalaya de Garhwal, trekking Gangotri-Gaumukh-Tapovan

Gangotri-Gaumukh-Tapovan

La verdad es que nos costó decidirnos por la zona del Himalaya Indio que visitar, es tan grande y tiene tantas posibilidades que al final entras en bucle sin ser capaz de decidirte, salvo que dispongas de varios meses y lo puedas recorrer tranquilamente, cosa que no fue nuestro caso.

Glaciar de Gaumukh y Mte Shivling al fondo

Finalmente nos decidimos por ir al estado del Uttarkhand en el Himalaya de Garhwal, la idea era poder visitar uno de los nacimientos del Ganges, quizás el más importante, bajo el glaciar de Gaumukh, y después decidir entre dos opciones de trekking, hacer la ruta a Kedar Tal, lago a 4.500 mts de altitud rodeado de montañas enormes como el Meru o hacer la clásica Tapovan – Nandavan a los pies del Shivling.

Logística

En Delhi nos montamos en un tren en dirección a Haridwar, ciudad sagrada. Pretendíamos negociar directamente en la zona con empresas de trekking , ver las diferentes opciones que teníamos y cómo hacerlo, cosa que finalmente resultó ser un acierto pero no por hacerlo en Haridwar.

Esperando al tren en New Railway Station, Delhi

En esta ciudad merece la pena pararse un día, es impresionante el jaleo que hay y vivir el momento de la puja (Har Ki Pauri) es muy emocionante. No nos convenció lo que nos ofertaron y decidimos salir al día siguiente hacía Rishikesh, capital del yoga mundial y ciudad sagrada también, a solo media hora de Haridwar.

Ceremonia Har Ki Pauri, Haridwar

Aquí hay empresas de aventura para aburrirte, seguidas unas de otras, a la tercera que preguntamos nos convenció el precio y la opción que nos dieron. Nos informaron de que el camino a Kedar Tal estaba cortado y que la mejor opción era Tapovan.


Puente sobre el río Ganges, Rishikesh

El ahorro de contratarlo en Rishikesh directamente, en vez de hacerlo desde España con empresas indias, aparte de que es un jaleo de emails y que, hasta que no llegas a la zona no sabes que te vas a encontrar, es considerable, casi del 40 %, merece la pena hacerlo así.

Camino hasta Gangotri

Y así fue como Mochu, Lorus, Luís, Moi, Pimi y Vega una chica alemana que se apuntó a última hora, nos vimos a las 6:00 am en un Mahindra 4*4, metidos dando botes durante cerca de 11 horas y 270 kmts, hasta llegar a la ciudad santa de Gangotri.

El camino hasta Gangotri es excepcionalmente interesante, a través de una mediocre y serpenteante carretera, las vistas y parajes de montaña son espectaculares, y los pueblos que cruzas no te dejan indiferentes.

Vistas desde la carretera

En Uttarkashi (1.158 mts) hicimos la parada para comer, está a mitad de trayecto, sitio interesante para visitar, rodeado de templos, aunque no es el único interesante en el camino,  Gangani, Harsil, Tehri… todos tiene algo donde pararte y disfrutar.

Llegamos a Gangotri (3.048 mts) sobre las 17:30 pm, con tiempo de sobra para acercarnos a pedir los permisos para el trekking , pasear un poco por las calles y ver la ceremonia en honor a la Diosa Ganga. Gangotri está en la confluencia del rio Baghirati (es el Ganges en su inicio) y el Kedar Ganga, y es uno de los sitios mas peregrinados de la India.

Rellenando los permisos para el trekking

Ceremonia en honor a la diosa Ganga, Templo de Gangotri

Gangotri-Bhojwasa (3.792 mts / 14 kmts / 5-6 h)

El primer día de trekking no tiene excesiva dificultad salvo por la posibilidad de pillar mal de altura, ya que se sube sin apenas aclimatación. Tras una primera parada en el puesto de control de entrada al Parque Nacional de Gangotri, proseguimos camino remontando el río Baghirati, donde lo mas curioso fue cruzarnos con peregrinos y ver las Blue Sheep, especie de cabra montés de la zona.

Vista de Gangotri

Te cruzas con babas que van peregrinando

Entrada al Parque Nacional

Blue Sheep, especie de cabra montés autóctona

Paramos a comer en una especie de tiendas donde te sirven te, arroz, etc…justo antes de llegar a Chijwasa (9 kmts), sitio donde se puede acampar y pasar la noche. Después de una parada de descanso seguimos adelante cruzando varios puentes hasta llegar a Bhojwasa, un congelador enorme ya que el sol se va pronto.

Hay que cruzar algunos puentes

Porteadores

Parada a comer

Vistas desde el camino

Chijwasa a 9 kmts, se puede acampar

En Bhojwasa se puede dormir en un lodge que hay, aunque nosotros lo hicimos en tienda, tras una buena cena que incluía sopa de lentejas, arroz, chapatis y te, nos juntamos todos alrededor del fuego para calentarnos mientras Kaly, nuestro guía cantaba canciones a Shiva.

Se van abriendo vistas al valle

Sitios para meditar por la zona

Bhojwasa, primera parada, un congelador..

Bhojwasa-Goumuck (3.892 mts)-Tapovan (4.300 mts / 9 kmts / 5-6 h)

Estábamos emocionados ya que hoy veríamos un sitio que consideramos mítico, las fuentes del Ganges. Hasta llegar a Goumuck y al famoso “hocico de vaca”, es un sube y baja constante por terreno pedregoso durante 4 kmts.

Seguimos subiendo

Templo dedicado a Shiva

Mostrando nuestro respeto

Las vistas de este sitio son absolutamente alucinantes con el agua saliendo bajo el glaciar, cascotes de hielo cayendo y el mítico monte Shivling (6.543 mts) al fondo, también llamado “Matterhorn Peak” y sagrado símbolo de Shiva.

Nacimiento del Ganges bajo el glaciar
Vista del mítico Shivling

Aunque el glaciar este año ha tenido un retroceso de 30 mts, y el famoso "hocico de vaca" ha desaparecido, el sitio es para disfrutarlo. Después de tomar algo, seguimos camino. A partir de aquí se cruza el glaciar, algo peligroso ya que está totalmente cubierto de piedras y tierra.

Esta parte fue la que se nos hizo mas dura, no solo por lo vertical de la ascensión, si no por que el mal de altura empezó a aparecer. Pasos lentos, algo de mareo, y el viento que arrastraba el polvo del camino lo convirtió en algo lento y cansado.

Empezamos a cruzar el glaciar

Grietas en el hielo

Camino algo delicado y peligroso

Afortunadamente, la distancia no era grande y llegamos pronto a una inmensa planicie al lado del Shivling, donde plantamos la tienda y pudimos descansar un poco. La cena fue en una cueva donde un par de babas, con voto de silencio, la hacen y te ofrecen comida hasta reventar, aparte de darte bendiciones en forma de collejas…todo muy divertido y curioso.

Llegando a Tapovan

Sitio impresionante para acampar

Monte Shivling o Matterhorn Peak, rinde honores a Shiva

Esa noche es de las que peor recuerdo tenemos en forma de dolor de cabeza tremendo y frio, mucho frio fuera, tienda congelada, agua congelada, fue de las mas duras que recuerdo haber pasado nunca.

Tapovan-Glaciar de Gangotri- Gangotri (3.048 mts / 36 kmts / 8-9 h)

Esa mañana, hasta que llegó el sol a la tienda fue complicada, tras un café un una cueva de un baba, hicimos una excursión sin mochilas hasta alcanzar el glaciar y subir un poco por encima. Tras 1,5 kmt mas o menos, nos dimos la vuelta, no sin antes echarle fotos a otro pico mítico, el Mte Meru (6.660 mts).

Vista de los dos colosos

Meru  y sus aristas


Vuelta a Gangotri

Tras cruzar el glaciar y llegar a Goumukh hicimos otra parada aquí para descender al río, cerca de la base del glaciar, insisto en que este sitio es alucinante. Aquí nos empezamos a encontrar mejor, el dolor de cabeza empezó a irse y los rayos de sol nos calentaron, así que tras una pausa, retomamos el camino y llegamos de nuevo a Bhojwasa.

Vista del glaciar desde Tapovan

Descanso en el nacimiento del Ganges

Vuelta a casa

En principio nos íbamos a quedar allí a dormir pero era relativamente pronto y pensamos, y si seguimos hasta el siguiente campamento?...Y así fue, seguimos bajando a buen ritmo, de hecho cada vez mejor, charlando de lo que habíamos visto.

Y llegamos a Chijwasa, y pensamos, si seguimos a Gangotri que pasaría? Kaly, el guía aceptó y seguimos bajando después de tomar un te por supuesto. Llegamos con los frontales sobre las 19:00 h, una paliza, pero la perspectiva de una buena comida y dormir en un hotel nos hizo bajar felices.

Trayecto de vuelta a Rishikesh

Después de todo, fue un acierto enorme el llegar a Gangotri un día antes de lo previsto ya que pudimos hacer cosas y visitar algunos sitios que de otra forma no lo hubiéramos hecho.

En Gangotri, nos dimos un paseo por los alrededores donde vimos la cascada de agua Suryakound, algunos templos y compartir visita a alguna cueva con sadhu viviendo en ella.

Comimos en Harsil, en el valle de Baghirati, pequeño pueblo pero tranquilo, donde cuenta la leyenda que Vishnú meditó en este pueblo.

Cascada Suryakound

Entrada de la cueva del Sadhu 

Sadhu preparándonos te

Y finalmente dormimos en Gangani, donde pudimos darnos un baño, relajarnos y ducharnos en el manantial de agua caliente Rishi Kung, sitio curioso.

Un buen baño en Gangani

Y ya en Rishikesh, disfrutamos de su ambiente, de sus tiendas, sus comidas, algunos de las clases de yoga y otros de hacer algo que no recomiendan, descenso de rafting en el Ganges, muy divertido.

Descenso en rafting del Ganges

Y así fue nuestra pequeña aventura en el himalaya indio. Hubiéramos hecho muchas cosas mas, pero nos faltó tiempo, aunque bien pensado, estuvo muy bien jugado, todo salió según lo planeado pudimos visitar pueblos, ciudades, hacer nuestro trekking, disfrutar del norte de la India y sus gentes. 



jueves, 28 de julio de 2016

Posets por la arista del Espadas (AD)

Este verano nos hemos decidido por hacer una cresta de las clásicas, la Pavots-Espadas-Posets, llegando a la segunda cima mas alta de Pirineos por un sitio espectacular, y además, pudiendo ascender por el camino varios tresmiles.

La cresta está catalogada como AD, en general, con pasos de II y un par de pasos aislados de III, uno de ellos, un muro de 4 mts  a la salida del famoso “paso del funambulista”. No es difícil salvo por la exposición que tiene toda la cresta a ambos lados, para el que no está acostumbrado puede dar algo de vértigo.

Como datos técnicos hay que saber que, desde el parking de la Espigantosa donde se deja el coche, hay unos 17 kmts, con unos 2000 mts de desnivel, negativos y positivos para la vuelta. El punto más alto es la cima del Posets (3.375 mts).

Arista Espadas Posets

En cuanto al material, nosotros llevamos el habitual cuando hacemos este tipo de historias, cuerda, cacharros (fisureros, cintas y mosquetones) por si necesitábamos asegurar en algún paso, y crampones para bajar la Canal Fonda.

La última vez que pisamos el Posets fue hace 10 años, sin apenas experiencia en alta montaña, así que nos daba cierta emoción volver. Dejamos el coche en el parking de la Espigantosa, cerca de su espectacular cascada, y nos fuimos para el refugio Ángel Orús.

La subida  al refugio esta descrita en nuestra anterior entrada Posets por la canal Fonda, subimos tranquilamente en 1:45 h mas o menos,  peleando contra las moscas negras…, pero, disfrutando de las cascadas que te vas encontrando alrededor.

Al día siguiente, salimos sobre las 8 am, habíamos calculado entre 10 y 12 h, contando la vuelta al coche.  Para llegar a la cresta hay que seguir el GR11, en dirección a Biadós, también es la ruta para subir por la Canal Fonda al Posets.

Después de pasar una zona de rocas realmente bonita, se llega a un cruce de caminos, hay que seguir en dirección Biadós, para en poco rato adentrarse por la Vall de Llardaneta, junto al torrente que lleva su nombre.

Zona de bloques

Siguiendo el torrent de Llardaneta
Remontar el torrente, dejando de lado la entrada a la Canal Fonda, hasta llegar al Ibón de Llardaneta. Una vez llegamos, casi al principio del Ibón, se abandona el GR11, hay que seguir los hitos, que te llevan siempre subiendo a adentrarte entre picos de casi tres mil metros hasta ponerte en la base de la cresta.


Aquí hay varias opciones para acceder a la cresta,  nosotros optamos por subir al collado de Pavots (3.097 mts) directamente. Desde aquí solo queda disfrutar de las vistas espectaculares y de la arista, tardamos unas 3 horas en llegar al collado.


Ibon de Llardaneta

Cerca de la arista
Dejamos las mochilas por unos minutos…lo que se agradece y nos acercamos a ascender el Pavots o Tucón Royo (3.124 mts). El primer tres mil del día, y el más fácil de hacer desde el collado.

Vista de la arista desde el Pavots

Pavots o Tucón Royo (3.124 mts)

De vuelta, tomamos algo y nos preparamos con el cacharreo por si acaso. No hay pérdida, es una sucesión de pasos de grado I y II, agradables, para disfrutar tranquilamente, pasando por el paso del Tucón Royo.

Empezamos la arista desde el collado Pavots

Paso del Tucón Royo

Disfrutando de la arista

Una de las partes que más nos impresionaron fue llegar a la base del Espadas, justo cuando la arista se empina y parece imposible que se pueda subir por ahí, pero se puede y es muy bonito.

Siguen siendo pasos de II, pero con mucho patio a ambos lados, la parte buena, es que, es más fácil de lo que parece y hay multitud de agarres, pero mejor no tener vértigo. Llegamos al Espadas (3.332 mts), estamos en mitad de la cresta y todavía nos quedan emociones. 

Mucho patio a ambos lados

Vista del Espadas...parece imposible

Es mas sencillo de lo que parece

Aunque impresiona un poco

Espadas (3.332 mts)

Se vuelve a suavizar la cresta otra vez para llegar a la Tuca de Llardaneta (3.273 mts).
Tras pasar un murete de III, seguimos hasta la siguiente emoción del día, el “paso del funambulista”, impresiona mucho, pero se puede andar. A la salida está el muro de 4 mts, fácil, con muchos pies y agarres.

Llegando a la Tuca de Llardaneta (3.273 mts)
 
Muro con paso de III grado
Superando el muro

Vista atrás del paso del funambulista

Vista atrás desde el Tuqueta Roya (3.273 mts)

Justo antes de llegar al collado Jean Arlaud, llegas al Tuqueta Roya (3.273 mts). Desde aquí, y tras pasar el collado, solo queda una fuerte subida hasta el último tres mil del día, el Posets o Punta de Llardana (3.375 mts).

Posets o Punta de Llardana (3.375 mts)

Descenso por la Canal Fonda

La bajada la hicimos por la Canal Fonda, seguimos el camino de vuelta por el GR11 hasta el refugio y de aquí, de vuelta al coche. La arista nos deja muy buen sabor de boca, es realmente bonita y agradecida por las vistas, sin duda, la repetiremos.